dimarts, 22 de maig de 2012

LA RESILIÈNCIA



LA RESILIÈNCIA
“eines per abordar la crisi i les dificultats”

Maria ha estat reflexionant durant moltes setmanes sobre el tema que ho ha envaït tot: LA CRISI. Ha escoltat moltes idees i propostes forassenyades, algunes molt hipòcrites, tant dels governants actuals com dels d’abans, fins i tot, responsables directes que, sense assumir cap culpa, s’han lucrat generosament, ara són lloats com salvadors pels dirigents actuals. Realment, hi ha un gran obstacle per a poder avançar en aquesta societat: la majoria de la classe dirigent i el sistema polític tan pervers i corrupte.... Altres propostes i idees aparentment més innovadores i trencadores, es queden solament en la queixa i el retret, sense aportar res de nou i sense voler canviar res de res, simplement, tornar a una situació quimèrica i castrant on sols hi havia drets i cap responsabilitat
Ara, Maria està del tot convençuda que la sortida de la suposada crisi sobretot ha de començar a nivell molt individual, un canvi de valors personals i socials, un replantejament de la manera com hem viscut últimament, on semblava que tot estava dat i beneit i no calia esforçar-se per a res. Aquesta és la part positiva de la crisi, de tota crisi, la possibilitat de repensar-nos i tornar a assumir la responsabilitat sobre la nostra vida i les nostres decisions, sense esperar que ningú ens la resolgui. El que passa a la vida d’algu, en un tant per cent molt elevat, és responsabilitat d’aquesta persona, de les decisions que ha pres
Ha recollit uns quants escrits i contes al respecte, que en les properes setmanes té pensat publicar en el diari de l’illa.... i comença amb un tema bàsic, la actitud que cal tenir davant les dificultats.... s’ho ha enviat l’Alex, un molt bon amic de Barcelona; feia temps s’havien distanciat i ara, quasi miraculosament, s’han retrobat. I parla de la Resiliència, un gran valor. I diu així

“Un hijo se quejaba a su madre acerca de su vida y de cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencido. Estaba cansado de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema aparecía otro
Su madre le llevó a la cocina; allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego. En una colocó zanahorias; en otra, huevos; en la tercera, puso granos de café
Las dejó hervir sin decir palabra
El hijo esperó impaciente, preguntándose qué estaría haciendo su madre. A los veinte minutos la madre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los puso sobre un plato. Finalmente, coló el café y lo sirvió en una taza
Mirando a su hijo le dijo: ¿Qué ves? Zanahorias, huevos y café, fue su respuesta. Le hizo acercarse más y le pidió que tocara las zanahorias, él lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera; al quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Finalmente le pidió que probara el café; él sonrió mientras disfrutaba de su aroma
Humildemente, el hijo preguntó: ¿qué significa esto, madre? Es química, le explicó: los tres elementos se han enfrentado a la misma adversidad: agua hirviendo, pero han reaccionado de forma diferente en función de sus características
La zanahoria llegó al agua fuerte y dura; pero, después de pasar por el agua hirviendo, se ha puesto débil, fácil de deshacer
El huevo ha llegado al agua frágil, su cáscara protegía un líquido interior; pero, después de estar en el agua hirviendo, su interior se ha endurecido
Los granos de café, sin embargo, son únicos: después de estar en el agua hirviendo, han sido capaces de cambiar el agua y sus propiedades
¿Cuál eres tú, hijo? Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?, preguntó a su hijo
¿Eres una zanahoria, que parece fuerte, pero cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?
¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, un espíritu fluido, pero tras una muerte, una separación o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera pareces el mismo, pero eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecidos
O ¿eres como el grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición, el café alcanza su mejor sabor
Intenta ser como el grano de café: cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas de forma positiva, sin dejarte vencer, y haces que las cosas a tu alrededor mejoren; que ante la adversidad exista siempre una luz que ilumina tu camino y el de las personas que te rodean. Esparces con tu fuerza y positivismo "el dulce aroma del café"
Y tú, ¿cuál de los tres quieres ser?”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada